« Home | El viernes en la noche, fui con el Contador y Kike... » | A finales del mes pasado, como una de mis activida... » | » | Un mosquito no me deja dormir. Soy una persona ha... » | Semana Nefasta. No tengo un clavo. Tengo mucho tr... » | Por ahí de febrero que me fui con Jorge, Susana, A... » | Estoy perfectamente consciente que cada que pasa m... » | Dormí bien, así que hoy no necesito café. Me pus... » | Se murió Cristopher Reeve. Pero todavía nos qued... » | Pues bueno, después de digerirlo un par de días se... » 

lunes, octubre 25, 2004 

Hace como 20 años en un campamento en Michoacán, organizado por la primaria donde estuve, organizamos un concurso de eructos ("Sapos" en idioma niño). El reto era ver quien podía inducirse un eructo lo suficientemente largo para poder recitar el alfabeto. El eructo era inducido tragando aire.
Pero justo antes de los playoffs, una maestra nos contó la leyenda urbana del niño al que le explotó el esófago por inducirse un eructo. La competencia acabó y se declaró el certamen desierto.

Pasamos a lo siguiente mas obvio para demostrar la hombría, a ver quién escupía mas lejos y mas consistente.

Esos eran hombres chingao.






Mau

  • Soy Mau
  • Desde DF, Mexico
My profile

Posts No Tan Recientes

Tiras

www.flickr.com
This is a Flickr badge showing public photos from siguegozando. Make your own badge here.
Powered by Blogger
and Blogger Templates

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution- NonCommercial- ShareAlike2.5 License.